jueves, 12 de febrero de 2009

Tratamientos previos al refino del petróleo

El refino es el útimo paso de una larga cadena de tratamientos que sufre el crudo de petróleo antes de ser distribuído.

Exploración:

Es el primer paso para la explotación de un yacimiento petrolífero y consiste en la búsqueda de zonas geológicas donde haya, o pueda haber, crudo de petróleo.

La exploración de una zona geológica propicia puede llevar de 3 a 5 años y no tiene por qué aportar datos positivos.
En un primer momento se estudia la disposición geológica del terreno mediante simples observaciones y estudio de mapas geológicos. Si el resultado de este estudio es positivo y se considera que la zona podría albergar una trampa petrolífera, se pasa al siguiente estudio.

Los estudios geológicos consisten en hacer observaciones directas sobre el terreno, como estudiar la petrología de las posibles rocas madre y almacén, estudio de fósiles de la zona.
Posteriormente se procede a un estudio geofísico, que consiste en medir las propiedades físicas del terreno mediante gravimetría, estudios sísmicos y magnéticos e incluso eléctricos.

En último caso, se procede a la perforación para comprobar si realmente las rocas contienen hidrocarburos.
Si la perforación aporta resultados negativos, se cierra el pozo y se trata de hacer una recuperación medioambiental de la zona.


Explotación:


Si la trampa contiene hidrocarburos, se procede a la perforación propiamente dicha y la explotación del pozo.
La perforación normalmente es rotativa, que consiste en la introducción en el terreno de una tubería, en el interior de la cual se encuentra el trépano o tricono que cuenta con 3 cabezas dentadas para la abrasión del terreno.
Para que no haya calentamiento del tricono y no se dañe, se introducen lodos de perforación, que arrastran los ripios resultantes de la perforación del terreno y sirven de refrigerante para el trépano.


El crudo sale a la presión a la que se encuentre en el yacimiento, que puede estar ocasionada por los gases y líquidos que se encuentran por encima y por debajo de él. Con esta presión solo se explota alrededor del 5% del yacimiento, por lo que se hace necesario inyectar gases o líquidos para conseguir explotar la totalidad del yacimiento.
Los gases inyectados suelen ser CO2, metano (CH4) o nitrógeno (N2). También cabe la posibilidad de inyectar aire a presión, pero pueden producirse reacciones de oxidación en el crudo.
El líquido que se inyecta es principalmente agua, procedente del propio yacimiento, aunque también es verdad que se inyecta tanto en estado líquido como en estado vapor.
Existe otro método para aumentar la presión de salida del crudo, que consiste en realizar una combustión selectiva en el interior del yacimiento aumentando la temperatura y, como consecuencia, también la presión.

Tratamientos previos al transporte:

Estos tratamientos se realizan en el mismo pozo, antes de distribuir el crudo a los centros de refino.

Eliminación de sólidos:
se lleva a cabo mediante sedimentación en tanques. Debido a la presión de extracción, el crudo puede arrastrar sólidos inorgánicos procedentes de las rocas circundantes.


Estabilización:
consiste en la eliminación de gases. Los gases disueltos en el crudo originan grandes presiones de vapor que aumentan el riesgo de explosión en el transporte. La estabilización se lleva a cabo mediante destilaciones sencillas, donde se separan los compuestos con menor punto de ebullición.


Desemulsión:
consiste en separar el agua contenida en el crudo mediante filtración o centrifugación. El agua se combina con la materia orgánica a través de los compuestos polares de azufre (S), oxígeno (O) y nitrógeno (N), que son solubles en el agua.


Desalado: consiste en eliminar las sales inorgánicas asociadas al material orgánico. Estas sales proceden del agua salada que acompaña al crudo en el yacimiento y son muy perjudiciales en los procesos refineros. Para eliminarla se hace un "lavado" con vapor de agua, donde la sal queda disuelta.

Transporte:


Como es sabido, los yacimientos de petróleo se encuentran en zonas concretas y es necesario un abastecimiento de grandes cantidades de crudo al resto del mundo, con lo que en muchas ocasiones debe recorrer grandes distancias.
Principalmente el transporte se lleva a cabo mediante oleoductos, que son tuberías de aproximadamente 1 m de diámetro por cuyo interior circula el crudo.
En distancias transcontinentales, el crudo se transporta mediante buques petroleros, que son barcos de grandes dimensiones preparados para el transporte de hidrocarburos.

Anteriores relacionadas:
El crudo de petróleo
Composición del crudo


Crédito de las imágenes:

Imagen del trépano en Wikipedia

Imagen de la explotación por
Verity Cridland en Flickr bajo licencia Creative Commons

3 comentarios:

  1. Diría que se nota que estudias Minas xD xD

    ResponderEliminar
  2. Si, quién lo diría xD

    Gracias por comentar :-)

    ResponderEliminar
  3. Tu serías una fantástica wikipedista :*

    ResponderEliminar

Corrígeme si me he equivocado en algo